lunes, 21 de septiembre de 2020

BOXÉALE A TU VIDA

 

La mayoría de la gente piensa que el boxeo es una actividad esencialmente física apoyada en una buena técnica, y en parte es verdad. Boxear a cierto nivel exige una forma física excepcional, y una práctica continua. Pero poca gente sabe del boxeo como actividad táctica, como juego de ajedrez, como pugilato de mentes, como manos de póker envueltas en guantes.

 Lo cierto es que todo esto último es tanto o más importante que ser capaz de aguantar 12 asaltos o poseer una panoplia de golpes demoledores. Los campeones no lo son sólo por sus manos, sino también por tener la capacidad de llevar al oponente a su terreno, engañarle, apabullarle, tenderle una trampa o conducirle al tipo de pelea en el que son más fuertes, a la suya.

La vida, muchas veces, no es muy distinta, por eso creo que traer estrategias de ring al cuadrilátero de la existencia tiene algún sentido. Hoy quiero fijarme en tres movimientos, o en algún caso no movimientos, que son provechosos en el boxeo y pueden ayudarnos en el día a día.

1-    LA PAUSA

El rey de la pausa fue sin duda Mohammed Ali. Mohammed probaba, probaba…y si no funcionaba paraba y volvía a probar algo distinto. No le importaba que esas pausas las aprovechara el contrario para tratar de imponer su propuesta. Hubo otros como Rocky Marciano que fundamentaban su boxeo en precisamente lo contrario, la ausencia de pausa, pero es muy complicado boxear así, al igual que es muy complicado vivir así. Si no eres Rocky Marciano, te vas a agotar, y entonces vendrá la vida, ese oponente que no has sabido desentrañar, y te noqueará sin dificultad.

Muchas veces estamos boxeando con un problema…y por mucho que lo intentamos, no somos capaces de abrir su defensa, nos empeñamos en atacar esa guardia cerrada de la misma manera una y otra vez. Hay que parar…pararse y observar, dejar que nuestro saber, experiencia e imaginación nos ofrezcan un camino nuevo, permitir que no hacer nada no signifique estar inactivo, sino observando, ponderando lo que tenemos delante y tratando de comprender a qué nos enfrentamos y por dónde entrarle. Si tenemos paciencia, es más que probable que encontremos ese hueco que nuestro febril empeño por hacer algo nos estaba escondiendo. 



2-   EL PASO ATRÁS

Se me ocurren muchos… ver boxear a Tommy Hearns, Pernell Whitaker, Sugar Ray Leonard, Oscar de la Hoya o el mismo Mayweather, es una delicia. Todos son grandes peleadores, y todos ellos sabían o saben boxear hacia atrás. Ir hacia atrás en el curso de un combate no significa ceder terreno, sino hacerse sitio. Es más, cualquier entrenador de boxeo te dirá que a veces hay que retroceder para salir de un lío…y a ser posible hacerlo pegando, soltando un par de manos que cubran nuestra retirada para volver a empezar, para parar un aluvión y partir de cero otra vez.

¿Cuántas veces sentimos en nuestro día a día que nos están cayendo por todas partes, y en vez de salirnos anímica y mentalmente de ese aluvión, nos empeñamos en seguir dentro hasta acabar en la esquina, ya sin escapatoria?

Sal antes de que sea tarde, no tienes por qué ser pasivo, puedes defenderte con una pequeña combinación que pare el chaparrón, pero toma distancia, vete al centro, hazte espacio y prepárate para volver a enfrentarte a ello desde donde tienes sitio y margen. 


3-   EL PASO LATERAL

Todo el mundo recuerda a Mike Tyson por su extraordinaria pegada o por su energía arrolladora. Pero poca gente sabe que “Iron Mike” era un prodigio de técnica, y un absoluto maestro en el paso lateral. En el mundo boxístico anglosajón se explica la utilidad del paso lateral con la expresión “open angles”, abrir ángulos, iniciar nuevas maneras de entrar o de llegar, explorar caminos nuevos. El boxeador que lo domina sabe desplazarse muy cerca de su oponente y ponerse a su lado, en vez de enfrente, para que su mano encuentre el camino que se le negaba de manera directa.

 De igual forma, muchos de nuestros problemas requieren un enfoque distinto, verlos desde otro sitio, mirarlos desde una perspectiva diferente, entrarlos lateralmente, rodearlos para ser conquistados.


 

 Así que ya sabes, boxea con la vida, pero recuerda que no todo es  pegar… ni defenderse. Parar, ir hacia atrás o hacia un lado, son formas de tener iniciativa.

jueves, 10 de septiembre de 2020

MUHAMMAD, MARYUM AND THE PURPOSE

 


If you are a devoted boxing fan, like me, you will know who Mohammed Ali was; If you are not, you will also know it, because Ali is undoubtedly one of the icons of the 20th century, someone whose notoriety transcended the ring by far, and never left anyone indifferent.

Mohammed was fond of recording the telephone conversations he had with his inner circle, and some are preserved today. There is one in which he asks his young daughter, Maryum, something very simple, but which at the same time has enormous significance:

"Maryum, what is your purpose?"

I think Ali knew what his was, and he also knew that that purpose went beyond his sports career, was independent of it and was not even affected by a professional finish that was very little to the height of his greatness. It wasn't the packaging that mattered, but the contents did.

In any case, it is not my intention to speak of the purpose of Mohammed Ali, but of yours that are reading or mine that am writing, and I recognize that I have launched myself into it without thinking too much, without a very deep previous analysis, but the subject seemed so vitally important to me that I could not resist.

I believe that purpose is something that goes far beyond our actions, ambitions, goals or achievements. It includes all that, it is true, in the same way that it encompasses our human relationships, our emotions and our feelings, but I think it is something way bigger.

Stating the personal purpose would be for me something like the declaration of what we are going to mean to the world, it would designate everything that will be here when you leave and was not here when you came ... what we donate after we are gone and its influence. A firm, voluntary and active acceptance of what General Máximo says in his harangue from the movie "Gladiator": "What we do in this life echoes in Eternity".


The truth is that everything that surrounds us has a purpose, as Mohammed tells Maryum: "If the cows, the stars, the sun ... everything that God has created has its purpose, you must also have yours." And this is independent of whether our approach is religious or not, whether we are bad or good or whether the starting point of our creeds is more or less transcendent, because it is evident that everything has a purpose, a mission. And a gift, which is the transcendence of what we do, which reaches far after us, stretches to the physical space that we cannot see and the time that we will…never see.

I think it is important to make a technical stop here, because it would not be strange for the reader to think that I am referring to the existence of a universal plan designed by something much bigger than ourselves and in which everything that exists has neither the capacity for choice nor decision power. Not so, or not at all.

It is real that we are part of a miraculous network in which we fulfill a task through which we can mean something in a place that is far away and a moment that will escape us one day, but it is not true that we cannot decide the what and the how. Will and freedom of choice are gifts that have been made available to us as a mechanism to decide what role we are going to play in this plan. That is why Mohammed asks his daughter, because unlike the stars, the sun and the cows, she can answer, and tell him, in an explicit exercise of will, what she wants to be and what she wants to mean.

To have a purpose you don't have to be Mohammed Ali, you don't have to be a World Heavyweight Champion or a world-renowned struggler for what you believe in. The purpose does not come in scales, nor in packages of different sizes. The little beetle has a purpose, as does the fabulous Amur tiger; Plankton has it, as does the Great White. You have it, as Churchill did. I have it, as Velázquez, Trajano, Elvis, Henry Ford, Marie Curie, Newton or Mother Teresa had it. And the fact that some are overwhelmingly spectacular does not belittle the rest. First, because not all purposes can be of Herculean dimensions, or there would be no beetles that would favor the growth of the plants that feed the gazelle that makes the tiger possible; but secondly and fundamentally, because we can, at our scale, continue their purpose or be inspired by it to configure ours. Because what they left behind, their purpose, was given to all of us, they delivered it to the world, which is something we can also do.



Not all of us sit at the table of life with the same cards, true, but that does not prevent us from being protagonists of our lives through a purpose. We all know that there are footballers who play the ball wonderfully and have excellent technique, but end up meaning little in a match, while others who are not so technically or physically gifted have a tremendous influence on the game. It's not what you are able to do, it is what your role in the pitch is going to end up meaning.

Having a purpose, or rather being aware of it, is also helpful. Failed ambitions, unexpected changes, broken projects, painful losses ... become more understandable when we are able to frame them in something bigger, when we are able to dissociate them from who we are. Because in the end, having what you have, keeping it, the achievements that fill you or making plans depends a lot on you, but it is still limited, while the choice of who you are is full and unlimited. You are not what you have, what you plan or what you achieve, you are yourself, a person who sets in motion the spring of his freedom to choose precisely who he is.

By the way, Maryum's response to her dad was: "Help others"

MOHAMMED, MARYUM Y EL PROPÓSITO

 



Si eres un rendido aficionado al boxeo, como yo, sabrás quién fue Mohammed Ali; si no lo eres, también lo sabrás, por que Ali es sin duda uno de los iconos del siglo XX, alguien cuya notoriedad trascendió al ring con creces, y jamás dejó indiferente a nadie.

Mohammed era aficionado a grabar las conversaciones telefónicas que tenía con su círculo más íntimo, y algunas se conservan hoy. Existe una en la que le pregunta a su hija de corta edad, Maryum, algo muy simple, pero que a la vez tiene un enorme significado:

“Maryum ¿Cuál es tu propósito?”

Creo que Ali sabía cuál era el suyo, y sabía también que ese propósito iba más allá de su carrera deportiva, era independiente de ella y ni siquiera se vio afectado por un final profesional que estuvo muy poco a la altura de su grandeza. No era el envoltorio lo que importaba, sino el contenido del paquete.

De cualquier manera, no es mi intención hablar del propósito de Mohammed Ali, sino del tuyo que estás leyendo o del mío que estoy escribiendo, y reconozco que me he lanzado a ello sin pensarlo demasiado, sin un análisis previo muy profundo, pero el tema me ha parecido de una importancia tan vital que no me he podido resistir.

Creo que el propósito es algo que va mucho más allá de nuestras acciones, ambiciones, metas o logros. Incluye todo eso, es cierto, de la misma manera que abarca nuestras relaciones humanas, nuestras emociones y nuestros sentimientos, pero creo que es algo más grande.

Enunciar el propósito personal sería para mí algo así como la declaración de aquello que vamos a significar para el mundo, designaría a todo lo que habrá aquí cuando nos vayamos y no estaba cuando vinimos… lo que dejamos y su influencia. Una aceptación firme, voluntaria y activa de aquello que dice el General Máximo en su arenga de la película “Gladiator”: “Lo que hacemos en esta vida, tiene su eco en la Eternidad”.

Lo cierto es que todo lo que nos rodea tiene un propósito, como le dice Mohammed a Maryum: “Si las vacas, las estrellas, el sol…todo lo que Dios ha creado tiene su propósito, tú también has de tener el tuyo”. Y esto es independiente de que nuestro enfoque sea religioso o no, de que seamos malos o buenos o de que el punto de partida de nuestros credos sea más o menos trascendente, porque es evidente que todo tiene un propósito, una misión. Y un regalo, que es la trascendencia de lo que hagamos, que llega mucho más allá de nosotros, del espacio físico que no podemos ver y del tiempo que nunca veremos.


Creo importante hacer una parada técnica aquí, porque no sería raro que el lector piense que me estoy refiriendo a la existencia de un plan universal diseñado por algo mucho más grande que nosotros y en el que todo lo que existe no tiene ni capacidad de elección ni poder de decisión. No es así, o no del todo.

Es cierto que formamos parte de un entramado milagroso en el que cumplimos un cometido a través del que podemos significar algo en un lugar que no es lejano y un momento que se nos escapará algún día, pero no es verdad que no podamos decidir el qué y el cómo. La voluntad, el albedrío y la libertad de elección son dones que se han puesto a nuestra disposición como mecanismo para decidir qué papel vamos a jugar en este plan. Por eso Mohammed se lo pregunta a su hija, porque a diferencia de las estrellas, el sol y las vacas, ella sí puede responder, y decirle, en un ejercicio de voluntad explícito, qué quiere ser y qué quiere significar.

Para tener un propósito no hace falta ser Mohammed Ali, no es necesario ser Campeón del Mundo de los Pesos Pesados ni un mundialmente notorio luchador por aquello en lo que se cree. El propósito no viene en escalas, ni en paquetes de distintos tamaños. El pequeño escarabajo tiene un propósito, como lo tiene el fabuloso tigre del Amur; lo tiene el plancton, como lo tiene el Gran Blanco. Lo tienes tú, como lo tuvo Churchill. Lo tengo yo, como lo tuvieron Velázquez, Trajano, Elvis, Henry Ford, Marie Curie, Newton o la madre Teresa, y el hecho de que algunos sean de una espectacularidad apabullante, no empequeñece al resto. Primero porque no todos los propósitos pueden ser de dimensiones hercúleas, o no habría escarabajos que favorecieran el crecimiento de las plantas que alimentan a la gacela que hace posible al tigre; pero segundo y fundamentalmente, porque podemos, a nuestra escala, continuar su propósito o inspirarnos en él para configurar el nuestro. Porque lo que ellos dejaron tras de sí, su propósito, nos lo entregaron a todos, se lo entregaron al mundo, que es algo que podemos hacer nosotros.


No todos nos sentamos en la mesa de la vida con las mismas cartas, cierto, pero eso no obsta a ser protagonistas de nuestras vidas a través de un propósito. Todos sabemos que existen futbolistas que juegan de maravilla al balón y tienen una técnica excelente, pero acaban significando poco en un partido, mientras que otros no tan dotados técnica o físicamente, tienen una tremenda influencia en el juego. No es lo que sepas hacer, es qué va a significar tu participación.

Tener un propósito, o más bien ser consciente de él, es además una ayuda. Las ambiciones fracasadas, los cambios inesperados, los proyectos rotos, las pérdidas dolorosas…se hacen más comprensibles cuando somos capaces de encuadrarlas en algo más grande, cuando somos capaces de disociarlos de lo que somos. Porque al final, tener lo que tienes, conservarlo, alcanzar los logros que te llenan o tu capacidad para trazar planes depende mucho de ti, pero no deja de estar limitada, mientras que la elección de quién eres es plena e ilimitada. No eres lo que tienes, lo que planificas o lo que logras, eres tú, una persona que pone en marcha el resorte de su libertad para elegir, precisamente, quién es.

Por cierto, la respuesta de Maryum a su padre fue: “Ayudar a los demás”.

martes, 4 de diciembre de 2018

LOS TRAZADORES DE LA RAYA




No, el problema no es el fascismo. No hay fascismo donde señaláis, no existe ese monstruo con el que vosotros, trazadores de la raya, tratáis de asustarnos como a niños pequeños mentando al Hombre del Saco. Los únicos sacos que hay aquí son esos de los que os habéis apropiado, para clasificar a la gente entre ultra o moderada, fascista o progresista, buena o mala. Ni siquiera ese fascismo vuestro, tan cristalino, es un problema como tal. 

A mí no me invade el miedo escénico ni social a que podáis llamarme ultra. Es muy sencillo: no lo soy. Lo que sí soy es consciente de que habéis sido lo suficientemente hábiles para haceros con la tiza que señala la raya entre lo aceptable y lo que no lo es, entre lo que está bien o mal, entre el progreso y la caverna. Y sé también que vuestra ceguera delirante y ese patético sentido patrimonial de la Verdad os dice que estáis autorizados a calificar, menospreciar e insultar a quienes no tenemos complejos de colocarnos al otro lado de vuestra raya.

Pues aquí estoy yo, al otro lado.

Hasta qué punto estaréis ebrios de vuestro propio espejismo, que os habéis atrevido a pedirle a la gente que salga a la calle a protestar contra el ejercicio de la voluntad democrática de 400.000 ciudadanos. ¿Quién os habéis creído que sois?

Cuando alguien, como vosotros, se ha arrogado la posesión de la raya que delimita el centro, cuando la tiene en exclusiva (o eso cree) es tremendamente fácil señalar al extremo. Basta con traer la línea descaradamente hacia el terreno propio, para empujar a la cloaca del radicalismo todo lo que quede fuera. El hecho de que haya algo alejado de vosotros no lo hace lejano, repito, no sois el centro. El hecho de que la máxima temperatura que se alcance en un sitio a lo largo del año sean 10 grados, no significa que 10 grados sean calor.

A mí me da lo mismo, porque yo tengo bien claro que si dos personas tienen opiniones completamente opuestas sobre un tema determinado, es inaceptable que sólo se le llame extremista a una de ellas. Por eso vuestra factoría de las ideas obligatorias me parece un vertedero, vuestros redactores de opiniones forzosas me resultan unos panfletarios y vuestra condición de Custodios de la Verdad Única, un motivo para el cachondeo.

Yo también creo que la Constitución ha de cumplirse, y no por nada, sino porque se trata de la Ley que ha propiciado que por primera vez en nuestra historia podamos tener un largo periodo de paz y cierta prosperidad. 

No es la que yo hubiera redactado, pero me vale, porque en ella cabemos todos. Por eso, cada desafío que sufre por vuestra parte o la de vuestros compañeros de pizarra, me lo tomo como una agresión. Una agresión a la convivencia que los españoles decidimos darnos, un varapalo a la concordia, un intento violento de socavar la soberanía nacional expresada mayoritariamente y un navajazo a la convivencia. Y no por pensar eso soy un radical.

No me opongo a que se modifique mediante el mismo proceso que la trajo, pero no tolero que se violente por parte de quien está llamado a salvaguardarla; no quiero permitir que la desafíe quien ostenta su cargo público en virtud de ella, y no acepto que vengan a pisotearla individuos cuyos pensamientos más elaborados tienen que ver con la raza, el rh negativo o la Historia manipulada. Y no soy franquista por ello. ¿Qué constitución defendió, promulgó o facilitó Franco?

También defiendo que quien venga a quebrarla sea castigado con todo el peso del ordenamiento jurídico, porque el Imperio de la Ley es una de las pocas cosas que separan a la civilización de la barbarie. No, no soy ultra por exigir que nuestra norma fundamental sea aplicada, protegida y respetada. No digáis bobadas.

No me hace un fascista querer defender a la familia. Por no saber, no sabéis ni de dónde venís. Ignoráis que en todos los sitios y momentos en los que fue apareciendo una tribu, una comunidad, una sociedad, una nación y finalmente un Estado, estaba presente una familia. La familia estaba ahí antes que todo eso, y estaba ahí cuando todo eso nació. La familia fue la primera razón por la cual decidimos dejar de arreglar nuestros problemas a garrotazos e inventar la Ley. Si os parece de fachas defender a la familia, ¿cómo no os va a parecer lo mismo defender la Ley?

No me trago vuestros salmos, trazadores de la raya, no acepto que hacerse fotos con Otegi sea guay; no me vengáis con el cuento de que hay que desenterrar cadáveres de hace 70 años, contado por vosotros, que no guardáis el mínimo respeto por los muertos de los útlimos 40. Por tantas personas que mataron los amigos de ése del "selfie"; asesinados, secuestrados, coaccionados y extorsionados mientras ya existía esta democracia, la misma que os ha puesto la tiza en la mano. 

No me pliego a vuestra dialéctica de muertos buenos y malos, de matadores buenos y malos, y no por ello soy de extrema derecha. 

Sois vosotros los que habéis venido a abrir armarios que estaban cerrados, a prender llamas que estaban apagadas, a cuestionar todo, a ponerlo patas arriba, a detener un camino empezado por mayoría y a tratar de meter en la sangre de mucha gente un veneno que estaba cerrado por 7 llaves, las de la paz, la convivencia, el respeto, la concordia, el optimismo, la solidaridad y el diálogo. Vosotros sois los fachas, trazadores de la raya, no yo.

Yo también creo que la sanidad y la educación deben ser un tema de Estado, porque no puedo admitir que lo que aprendan los niños dependa del sitio donde vivan. Más aún cuando todos sabemos que lo que se les enseña en muchos lugares es exclusión y odio. Y no ya porque sea contra España, sino por que es eso: odio y exclusión. Porque creo que todos los ciudadanos deberían tener los mismos derechos, servicios y oportunidades en todo el territorio nacional. ¿Vosotros no estabais por la igualdad? No soy yo el ultra, mirad a ver.

Por creer que la inmigración es necesaria desde muchos puntos de vista, empezando por los humanitarios, pero que ha estar regulada, no soy un extremista. No veo el extremismo en pedir que se expulse de España a quien se encuentra ilegalmente en España. Pensar que la Ley ha de cumplirse no es de fachas. De lo contrario tendré que deducir que lo progresista es incumplirla. 

Yo soy inmigrante, vivo en un país donde lo es el 85% de la población, y a nadie se le ocurre pensar que se pueda entrar aquí de una forma que no sea la que dicta la Ley. Como a nadie que esté aquí, sin ser de aquí, se le pasa por la cabeza poner en cuestión los valores que alimentan y forjan la sociedad a la que llegó por voluntad propia, o tratar de imponer los suyos de manera excluyente. Inmigración es convivencia, enriquecimiento mutuo y respeto. No es imposición, exigencia o coacción. 

No me parece de fachas oponerse al negocio de unas mafias que maltratan a las personas, las meten en pateras y las desembarcan ilegalmente en nuestro país. Me parece bastante más facha alimentarlas defendiendo lo que al final no deja de ser su producto.

No, no es facha defender la unidad de España, ya va siendo hora de que aprendáis que en nuestro país la izquierda sólo tuvo un apoyo cerrado y mayoritario cuando fue española, ineptos.

No es extremista bajar los impuestos, pretender que la gente pueda disfrutar de una parte mayor del fruto de su trabajo, adelgazar una administración superpoblada de políticos que no resuelven nuestros problemas y emplear el dinero en cosas que de verdad mejoren nuestras vidas. Luego podremos discutir cuáles son esas cosas, y cómo hacerlo, pero no mientras nos llaméis fachas a los que creemos que el dinero de la gente debe estar mayormente en manos de la gente, no de los políticos.

Podéis seguir poniendo etiquetas como trazadores de la raya, pero lo cierto es que todo esto de lo que os he hablado no es fascismo, no es de ultras. La única forma de que quienes pensamos esto seamos extremistas, es que vosotros también lo seáis, dado que decís estar en la posición diametralmente opuesta. 

Podéis colocarme donde os plazca, trazadores de la raya, me importa exactamente lo mismo que un bledo. Pero no seáis tan necios de creer que podéis anular, coaccionar, acongojar, excluir o arrinconar a la gente. A la gente cada vez le preocupa menos  vuestra raya. Ya lo estáis viendo.